Preguntas frecuentes sobre las verrugas genitales

Datos e información sobre el VPH y las verrugas genitales

P

¿Qué son las verrugas genitales?

R

Las verrugas genitales son crecimientos celulares que aparecen en la zona de los genitales, externamente en la vulva, el ano o el pene (en el caso de los hombres), o internamente en la vagina o en el cuello uterino. Los crecimientos, que normalmente son suaves, húmedos y de color carne, pueden aparecer aislados o en grupos (a menudo se parecen a una coliflor) y pueden ser abultados o lisos, pequeños o grandes. Con menor frecuencia, los crecimientos relacionados con el VPH pueden tener color rojizo o marrón. Tenga en cuenta que algunas verrugas son tan pequeñas que es difícil verlas, incluso si se encuentran en el exterior del cuerpo.



P

¿Qué causa las verrugas genitales?

R

Los tipos de bajo riesgo del VPH se transmiten de la misma forma que las clases de alto riesgo, es decir, a través del contacto de la piel de los genitales, normalmente durante el coito (vaginal o anal). De "bajo riesgo" significa que, aunque la infección a veces puede causar verrugas genitales, no hay peligro de que provoque un cáncer de cuello de útero. ¿Por qué es posible que una mujer tenga verrugas genitales a pesar de que la citología y la prueba del VPH sean normales? La citología permite identificar células anormales causadas por los tipos de "alto riesgo" del VPH (o potencialmente cancerígenos), y la prueba del VPH, junto con la citología, están específicamente diseñadas para descubrir los tipos de alto riesgo del virus.

Tenga en cuenta que las verrugas están en "sitios específicos." Esto significa que las verrugas genitales no se expanden a otras partes del cuerpo, como las manos (del mismo modo que las verrugas de las manos no se extienden a la zona de los genitales). No obstante, las manos pueden servir de vehículo para transmitir el VPH desde los genitales de una persona a los de su pareja.



P

¿Son frecuentes las verrugas genitales?

R

Aunque el cuerpo elimina la mayoría de las infecciones por el VPH antes de que provoquen ningún problema, las verrugas genitales son la complicación visible más frecuente relacionada con el VPH. La tasa varía según la edad y la población; muchas desaparecen por sí solas y la mayoría de las que permanecen se eliminan con el tratamiento.



P

¿Hasta qué punto son graves las verrugas genitales?

R

La gente que tiene verrugas genitales se siente a menudo incómoda y avergonzada, llegando incluso a veces a tener depresiones y a provocar la ruptura de sus relaciones. Sin embargo, las verrugas no tienen ningún efecto secundario o más grave en la salud. La buena noticia es que existen tratamientos eficaces.



P

¿Se pueden prevenir las verrugas genitales?

R

La vacuna contra el VPH Gardasil está diseñada para proteger contra los dos tipos más comunes de bajo riesgo del VPH que causan las verrugas genitales (y también contra dos tipos de alto riesgo del VPH). No obstante, los datos disponibles hasta el momento indican que la vacuna es más eficaz si se administra antes de que una persona se exponga por contacto sexual a estos tipos del VPH. Además, la vacuna no protege contra otros 10 tipos de bajo riesgo del VPH.



P

¿Desaparecen las verrugas genitales?

R

Los estudios del Colegio americano de tocólogos y ginecólogos (ACOG, por sus siglas en inglés) demuestran que un 20-30% de las verrugas genitales desaparece por sí solas sin tratamiento en tres meses. Es más probable que esto ocurra si el tamaño y el número de las verrugas es pequeño. Mediante el tratamiento se pueden eliminar las verrugas que no desaparecen por sí solas, aunque pueden volver a aparecer y entonces hay que repetir el procedimiento. Las tasas de reaparición varían según el tratamiento que se ha utilizado y las circunstancias individuales. Sin embargo, se ha calculado que, como media, el 30% de las verrugas genitales volverá a aparecer, y que serán necesarias tres series de tratamiento.



P

¿Cómo se tratan las verrugas genitales?

R

Hay dos tipos amplios de tratamiento: las cremas y los geles que aplica el paciente y las terapias realizadas por los médicos. No hay datos concluyentes que demuestren que un tratamiento es mejor que otro.

Los tratamientos que realizan los médicos incluyen por ejemplo:

  • La crioterapia, en la que la verruga se elimina por "congelación".
  • El ácido tricloroacético, que funciona mejor con verrugas pequeñas que se encuentran sobre la piel húmeda.
  • La electrocauterización, en la que se utiliza la corriente eléctrica para destruir la verruga.
  • La terapia con láser, utilizada para vaporizar la verruga; se utiliza normalmente sólo si las verrugas son de consideración o resistentes a otros tratamientos.
  • La eliminación quirúrgica, que es el tratamiento más apropiado si sólo hay un número reducido de verrugas pequeñas, o si no se tiene la certeza de que los crecimientos están relacionados con el VPH.

Todos los tratamientos pueden provocar irritación y malestar en la zona tratada y cambios en el color de la piel afectada. Existe también riesgo de dolor crónico, pero es extremadamente poco frecuente.



P

¿Debe evitar tener relaciones sexuales si tiene verrugas genitales?

R

Existe el riesgo de que transmita a su pareja la infección por el VPH que causó las verrugas si existe contacto genital directo mientras se tienen las verrugas. Si utiliza preservativos, puede reducir ese riesgo.



P

¿Afectan las verrugas genitales al embarazo o al parto?

R

La mayoría de las mujeres que tiene o ha tenido verrugas genitales tiene una probabilidad muy baja de desarrollar cualquier complicación vinculada al VPH durante el embarazo o el parto. Durante el embarazo puede crecer el número de verrugas genitales debido a cambios en el sistema inmunológico del cuerpo. Por lo tanto, se puede posponer el tratamiento hasta después del parto para ver si desaparecen por sí solas.

La mayoría de los niños que nacen de mujeres que han tenido verrugas genitales no experimenta ninguna complicación relacionada con el VPH. Solamente en muy pocos casos se produce el crecimiento de verrugas en la garganta del niño. Habitualmente no se recomienda el parto por cesárea para prevenir esta incidencia poco frecuente.