Acerca de la prueba digene HPV

Puntos clave sobre la prueba digene HPV

La prueba digene HPV es la prueba líder aprobada por el Departamento de control de alimentos y medicamentos de los EE.UU. (FDA) y con la marca CE en Europa que descubre directamente la presencia de los tipos de alto riesgo del VPH. Cuando se utiliza junto con una citología para evaluar a mujeres mayores de 35 años, identifica quién tiene riesgo de desarrollar un cáncer de cuello de útero con mayor precisión que si se realiza solamente la citología. Los motivos son que

  • La citología (o frotis) ha servido para diagnosticar cáncer de cuello de útero o una enfermedad precancerosa en muchas mujeres. Un especialista de laboratorio formado mira en el microscopio una muestra de sus células del cuello uterino para determinar si hay alguna anomalía que pueda indicar la presencia de enfermedad.
  • La prueba digene HPV, que se puede realizar normalmente en el laboratorio con la misma muestra de células que se ha utilizado para la citología, utiliza tecnología molecular para descubrir la presencia de los tipos de alto riesgo del VPH, que provocan que las células cervicales se vuelvan anormales.
  • En el caso de mujeres mayores de 35 años, que tienen mayor riesgo de padecer cáncer de cuello de útero, realizarse las dos pruebas les proporciona una mayor seguridad de que se pueda descubrir la lesión cervical antes de que se convierta en un cáncer. Los estudios demuestran que, como media, el uso combinado de la prueba digene HPV junto con la citología identifica el 95-100% de las lesiones de cuello de útero en estado avanzado (CIN-2, CIN-3 o cáncer). A pesar de esto, es importante recordar que la presencia del VPH no significa que tenga una lesión cervical. Se necesitan pruebas adicionales para determinar si existe la lesión.
  • Se recomienda que las mujeres jóvenes (desde los 25 años o desde tres años después de su primer coito y hasta los 35 años), en las que las infecciones por VPH son comunes y normalmente temporales, se realicen la prueba del VPH solamente si la citología es "no concluyente" o "dudosa" para ayudar a que su médico determine si es necesario que se le realicen más pruebas.