Lo qué significan los resultados de la prueba

Si se hace la prueba y averigua que tiene un VPH de alto riesgo, ¿qué significa? ¿Qué ocurre entonces?

P

¿Cuáles son los resultados posibles de una citología?

R

Si tiene menos de 35 años, los expertos afirman que el único tipo de evaluación del cáncer de cuello de útero que necesita hacerse rutinariamente es una citología al año. Cuando el laboratorio analiza la citología, se clasifica en una de las siguientes categorías:

  • Normal. No es necesario realizar más pruebas hasta su siguiente revisión anual.
  • No concluyente, dudosa o, utilizando términos médicos, “ASC-US” (células escamosas atípicas de significado indeterminado). Dicho de forma sencilla, significa que las células no son claramente anormales, pero tampoco son claramente normales. Es necesario realizar la prueba del VPH (que el laboratorio puede realizar normalmente con la misma muestra de células que utilizó para la citología) para determinar si tiene un tipo de alto riesgo del virus. Si es así, normalmente se necesita realizar una colposcopia en la que su médico le examina el cuello del útero en busca de células precancerosas que hay que eliminar.
  • Anormal. En este caso, su médico le realizará una colposcopia para examinar detenidamente el cuello uterino en busca de células precancerosas que hay que eliminar. Se puede realizar a la vez una biopsia, en la que se extrae una muestra de tejido para su análisis en el laboratorio.



P

¿Qué significa si la citología no es concluyente y si la prueba del VPH demuestra que también tiene un tipo de alto riesgo del virus?

R

Primero recuerde: no está sola. Es muy común tener el VPH. Además, tener un tipo de alto riesgo del virus no significa automáticamente que tenga o llegue a desarrollar un cáncer o enfermedad del cuello del útero. Se ha calculado que las mujeres que tienen VPH y cuya citología inicial no es concluyente tienen un riesgo del 15-27% de que se les diagnostique una lesión moderada o grave (pre-cáncer) del cuello del útero.

El siguiente paso es que su médico o enfermera le hagan una prueba denominada "colposcopia" que le permita analizar de cerca el cuello del útero. Si hay anomalías visibles, se debe realizar también una biopsia, en la que se extrae una muestra de tejido que se examina en el laboratorio. Los cambios celulares leves se monitorizarán probablemente durante un tiempo, ya que la mayoría desaparecen por sí solos pasados uno o dos años sin causar ningún problema. Si se encuentran anomalías moderadas o graves (CIN 2 ó 3), también denominada precáncer), se necesita un tratamiento para eliminar las células.