Prevalencia y tipos del VPH

  • El virus del papiloma humano (VPH) es el virus de transmisión sexual más frecuente. Existen más de 150 tipos distintos de papilomavirus que infectan zonas específicas, de los que aproximadamente 30 afectan al tracto genital1. Las manifestaciones clínicas dependen de la localización epitelial, el tipo del VPH y el estado del sistema inmunológico del huésped.

  • Los tipos de "alto riesgo" de los VPH genitales se encuentran prácticamente en todos los carcinomas cervicales y lesiones precursoras1. Para obtener más información visite nuestra sección sobre los tipos del VPH.

Prevalencia del cáncer de cuello de útero

El cáncer de cuello de útero es el segundo tipo de cáncer más frecuente entre las mujeres en todo el mundo. Esta enfermedad afecta a 500.000 mujeres cada año, de las cuales todavía 275.000 mueren. En España unas 2.100 mujeres desarrollan anualmente cáncer de cuello uterino y cerca de 740 fallecen a consecuencia de esta enfermedad.

HPV and Cervical Cancer Prevalence
Datos publicados en el SEER del Instituto Nacional del cáncer (NCI) de 1990–1994 y en Melkert et al., 1993. Int J Canc 53:919.

Relación entre el cáncer de cuello de útero y el VPH

  • De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud y los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos, el VPH es la causa de prácticamente todos los casos de cáncer de cuello uterino. (En un estudio publicado el 19 de agosto de 1999, aparecido en Journal of Pathology se documentó que el VPH está presente en el 99,7% de los cánceres de cuello uterino.) Las investigaciones han confirmado que existe una estrecha relación causal entre el VPH y el cáncer de cuello de útero que es independiente de otros factores de riesgo.

  • En estudios posteriores se ha confirmado que la infección persistente por el VPH es la causa el cáncer de cuello uterino y que la prueba del VPH de alto riesgo puede predecir el riesgo de este tipo de cáncer, incluso en mujeres cuyos resultados de las citologías son normales.

  • De los aproximadamente 150 tipos del VPH que se han identificado, cerca de 15 tipos de "alto riesgo" se han asociado con el cáncer (de los cuales 13 se consideran clínicamente los más importantes). Es preciso que haya infección persistente con estos tipos de alto riesgo para que se desarrolle el cáncer de cuello uterino.

  • Sin embargo, la infección por el VPH por si misma no es suficiente para provocar carcinomas, ya que los tumores malignos se desarrollan solamente si las lesiones inducidas por el VPH persisten durante varios años2.

  • La infección por el VPH puede permanecer latente durante muchos años. La mayoría de las mujeres eliminará la infección por el VPH a los 9-15 meses. No obstante, las mujeres que presentan infecciones persistentes por el VPH de alto riesgo tienen una probabilidad 300 veces mayor de desarrollar HSIL.

La prueba del VPH

  • Históricamente, la citología era la única herramienta de defensa contra el cáncer y las lesiones cervicales. No obstante, ahora existe un nuevo método, el primero aprobado por la FDA de los Estados Unidos y con la marca CE, la prueba digene HPV*, que ofrece una sensibilidad clínica del 100% cuando se realiza junto con una citología y que, por lo tanto, le proporciona a su paciente mayor seguridad.

  • La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), la Sociedad Española de Citología (SEC) y la Asociación Española de Patología Cervical y Colposcopia (AEPCC) y la Sociedad Española de Anatomía Patológica (SEAP) han reconocido las ventajas de las pruebas del VPH en la prevención del cáncer de cuello de útero; el uso de la prueba del VPH en mujeres mayores de 35 años está aumentando de forma gradual.

  • Al combinar la prueba del VPH y la citología, los estudios demuestran que la sensibilidad para detección de lesión cervical de alto grado y para cáncer es del 100%.

  • Mientras tanto, el uso de la prueba del VPH en las evaluaciones de seguimiento de las mujeres jóvenes (comenzando a los 20 años) cuyas citologías son ASC-US garantiza que se reduzcan los procedimientos invasivos.

  • El uso de la prueba digene HPV le proporciona la mayor seguridad de que no está pasando por alto ni el cáncer en sus primeras etapas ni las CIN 2/3.


Bibliografía:

1 National Institutes of Health (NIH). Consensus Development Conference Statement. 1996.
2 Pfister H. The role of human papilloma virus in anogenital cancer. In Lorincz AT, Reid R, editors. Human Papillomavirus 1. 2nd ed. Obstet Gynecol Clin NA 1996; 23: 579-595.
3 Franco EL. Epidemiology of anogenital warts and cancer. In: Lorincz AT, Reid R, editors. Human Papillomavirus 1. 2nd ed. Obstet Gynecol Clin NA 1996;23:597-623.
4 Cox JT. Clinical role of HPV DNA testing. In: Lorincz AT , Reid R, editors. Human Papillomavirus 1. 2nd ed.1996. Obstet Gynecol Clin NA 23(3):811-851.
5 Ferenczy A. The bethesda system (TBS): advantages and pitfalls. In: Franco E, Monsonego J, editors. New Developments in Cervical Cancer Screening and Prevention. 1997:151-158.